viernes, 22 de abril de 2011


Lo sé, soy tu deseo. Ese que quiere arrancarme la ropa a mordiscos, empujarme contra la cama y hacérmelo de mil formas mientras arañas mis muslos. Ahora eres el orgasmo que me haces sentir por la noche, mientras muevo mis dedos imaginando como lo harías. Los dos somos complementarios en la pasión, nos matábamos en el sofá. Nos suicidamos con el veneno de nuestros fluidos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario